Agosto 2019
L M X J V S D
« Ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

¿Sabéis que habrá dos resurrecciones, en cual queréis participar, en la primera o en la segunda?

No lo decimos nosotros, lo dice Dios y la Iglesia Católica os lo esconde, y nada dice.

NUEVO TESTAMENTO

Juan 3:18 El que cree en Él no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Juan 3:36 El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.

Juan 6:40 Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna, y yo mismo lo resucitaré en el día final.

Juan 11:25 Jesús le dijo: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque muera, vivirá,

(Apocalipsis 20:4-6)

“Después había tronos y quienes se sentaron en ellos con poder de juzgar. Vi entonces las almas de aquellos a quienes les cortaron la cabeza por haber sostenido las enseñanzas de Jesús, y a causa de la Palabra de Dios. Vi a todos los que se negaron a adorar a la bestia o su imagen, o a recibir su marca en la frente o en la mano. Volvieron a vivir y reinaron mil años con Cristo.

Esta es la primera resurrección. Los demás muertos no volvieron a vivir antes del término de los mil años. Feliz y santo el que participa en la primera resurrección; contra éstos la segunda muerte no tiene ningún poder y, lo que es más, serán sacerdotes de Dios y de Cristo y con Él reinarán mil años.”

20-11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él, de delante del cual huyó la tierra y el cielo; y no fué hallado el lugar de ellos. 20-12 Y vi los muertos, grandes y pequeños, que estaban delante de Dios; y los libros fueron abiertos: y otro libro fué abierto, el cual es de la vida: y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 20-13 Y el mar dió los muertos que estaban en él; y la muerte y el infierno dieron los muertos que estaban en ellos; y fué hecho juicio de cada uno según sus obras. 20-14 Y el infierno y la muerte fueron lanzados en el lago de fuego. Esta es la muerte segunda.20-15 Y el que no fué hallado escrito en el libro de la vida, fué lanzado en el lago de fuego.

Quien entienda el papel que Jesús ha desempeñado en nuestra evolución como especie, y lo  acepte como redentor y le ame por encima de todo, y siga las enseñanzas de Jesús y los mandamientos de la Ley de Dios, y renuncie a adorar a la bestia y a llevar su marca en la mano o en la frente, estas personas sencillamente serán salvadas por Dios y participarán en la primera resurrección, y vivirán en el Reino de Jesús durante 1.000 años junto a los mártires por defender a Jesús y Su Palabra, los demás, (y aquí están todos los que profesan cualquier religión, más todos los ateos y todos los agnósticos, o sea todos los que no participen en la primera resurrección), participarán en la segunda resurrección, pasados esos mil años y serán juzgados según sus obras. Ese será el momento del Juicio Final, Juan 6:40 Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna, y yo mismo lo resucitaré en el día final.

Parece tan simple que es difícil de creer. En el Apocalipsis se encierra el secreto de la Biblia, en él se nos habla de qué es la primera resurrección y hace mención a la segunda resurrección, la de la gran mayoría.

Para participar de la primera resurrección basta solo con negarse a adorar a la bestia, y a llevar su marca en la frente o en la mano, y seguir evidentemente las enseñanzas de Jesús.
La bestia es el Anticristo que se dará a conocer próximamente y que será reconocido por todo el mundo como salvador del mundo y ángel de luz.
Nos querrán imponer un chip en la mano o en la frente, (ahora ya lo llevamos en el DNI o en el pasaporte), y nadie podrá comprar ni vender nada sin esa marca o ese chip.
Dios equipara a los que se nieguen a llevar la marca voluntariamente con los que sufrieron martirio por defender a Jesús o Su palabra, por ello nace http://www.primeraresurreccion.com/, para inscribirse en una lista gratuita que será considerada en el cielo como el Libro de la Vida.
¿Por qué las iglesias no nos hablan de la primera resurrección?, porque todas trabajan para Satán, no para Dios, porque el Vaticano es un nido de corrupción y de poder, son los amos del dinero, y no escuelas de amor universal y vibración armónica con el universo, que es la Creación de Dios.

Dios lo quiere así, lo eliges a Él, a Su Hijo, y con Él al Padre, los llevas contigo permanentemente y te apuntas a la listahttp://www.primeraresurreccion.com/, eres digno de albergar a Dios contigo y sigues las enseñanzas de Jesús y ya está, ya tienes asegurado tu billete en primera clase a un viaje de 1.000 años con Jesús junto a una nueva humanidad, en un nuevo cielo y una nueva tierra, y justo ahora es cuando se están seleccionando a los que van a reinar con Jesús esos mil años.

Las profecías han sido ignoradas y las señales también. No vamos a poder detener los acontecimientos que han de venir porque están escritos. Lo importante ahora es saber que la profecía está llamando a la puerta, y que tarde o temprano tendremos que llevar la marca de la bestia en la mano o en la frente. Y recuerden que lo que está escrito hace más de dos mil años que pasará, pasará.

Ahora es el momento de elegir, o con Jesús o contra Él, no hay termino medio, inscríbete en el Libro de la Vida y participa durante mil años del Reino de Jesús con Él. Feliz y santo el que participa en la primera resurrección, reinará con Jesús 1.000 años y será sacerdote de Dios y de Cristo. Los sacerdotes de las iglesias son sacerdotes de los hombres, no de Dios, por tanto sujetos a sus miserias y vanidades, pero los únicos sacerdotes de Dios serán los que participen en la primera resurrección.

Juan 11:25 Jesús le dijo: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque muera, vivirá,

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.
Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.
Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.
Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>